Tener a alguien que te resuelva los problemas de tu boda ya es bastante. Que se encargue de todo y que encaje con el estilo que tú y tu pareja queréis ofrecer a los novios. Te deja tranquila. A tu aire. No se mete en tu vida personal. Únicamente en lo que respecta a las gestiones de boda. La wedding planner es una amiga visible y silenciosa. Siempre estará ahí para lo que haga falta. Para lo que necesites. Sabrá tus horarios de trabajo y que si es viernes y no quieres oír  de trámites no te molestara. Sabrá cuando vendrá mejor mandarte un email o hacerte una llamada. Concretará todo con todos y a ti te irá diciendo lo que hace y tú aprobarás o desaprobarás su gestión, pero ella irá avanzando dado que tiene claro la fecha de boda. Trabajará como si ella misma fuera la novia.

No tener de qué preocuparte será todo un alivio para ti. Lo verás. Atrás quedaron las bodas que estresaban novios y familias. Y eso lo notarás cuando tengas una wedding planner.

Varias opciones entre wedding planners

Podrás elegir entre una y otra opción sin que por ello tengas que sacrificarte llamando a uno y otro lado. Te facilitará todos sus datos y si cuenta con una cartera de proveedores también. Será más fácil todo. Nadie se tendrá que agobiar porque una wedding planner cuenta con un plan B pero también con un plan C y D.

Una wedding planner te puede salvar de muchos apuros. Puede ayudarte incluso a elegir a quien viene bien invitar y a quienes no. Se colará en tu día a día y eso, en los meses previos a tu boda, aunque no lo parezca, será de mucha ayuda para ti y tu novio.

Resolverá hasta el último detalle

Lo bueno es que habrá cosas de las que ni siquiera te enterarás. Ella resolverá hasta el mínimo detalle. No te pondrá pegas a nada y si por algún motivo falla lo que no debería de fallar, ella también estará ahí para resolverlo. En suma la wedding planner te permitirá seguir con tu vida normal. La boda no supondrá ningún tipo de limitación en cuestiones de tiempo ni para ti ni para tu futuro marido. Y si todo sale bien que esa es la idea seguro que hasta la echarás de menos.

Son muchas las circunstancias que han cambiado actualmente en lo relacionado con las bodas. Al margen del tipo de boda que quieras hacer, al margen del presupuesto ten en cuenta que una Wedding planner podrá ser parte de tus ojos para ayudarte a mirar donde por aspectos concernientes al trabajo y al estrés a veces nos cuesta. Para dar con una de ellas, lo mejor será que preguntes a tus conocidos o a quienes se acaban de casar. Pregunta  cómo lo hicieron, seguro te hablarán de ella y aunque tu no recuerdes haberla visto créeles a esa nueva pareja  pues las wedding planner son esas manos invisibles que tanta falta a veces nos hacen.